DE LA PASIÓN AL HORROR

1209221920_f

Considerando lo acontecido anoche a nivel futbolístico y social en este país y, como gran hincha de River que soy, no puedo dejar pasar un minuto más sin expresar mi descargo. Estoy realmente enojada, decepcionada, amargada. Esto no es fútbol, señores, esto es basura. Esto lo único que representa es lo pobres que estamos como sociedad y lo patéticos que podemos llegar a ser si nos esmeramos. Y, ayer, un par de descerebrados pusieron todo el empeño para volver a destacarnos ante el mundo como lo peor de lo peor. Porque una cosa es una cargada. Un fantasma en un dron haciendo alusión al descenso te gusta? Buenísimo. Ahora, considerando el contexto, fue un condimento más para una noche tétrica. Cuando se involucra la violencia ya no causa. Y no me interesa la imagen mundial, no quiero ir por ahí, simplemente me interesa que miremos para adentro y reflexionemos… ¿realmente queremos esto? ¿A ESTO llamamos fútbol?

Hablamos del “folclore del fútbol”, pero agredimos a los jugadores. ¿Eso es “folclore”? Bueno, entonces paso. Nos encanta considerar a este deporte como una pasión, pero no dejamos de agredir, y de subir de tono cada vez más las cargadas de modo que se vuelvan lo más agresivas posibles. ¿Eso es pasión? Entonces, te la regalo, yo así no la quiero.

Lo que pasó anoche fue grave, gente. No fue algo que debemos tomar a la ligera hasta que otra noticia encabece la agenda de los medios. No. Merece la condena de TODOS sin importar la camiseta. Merece que tomemos conciencia, que no lo dejemos pasar. 

Mientras decidían si suspender o no el partido (respuesta obvia, pero les tomó más de una hora a las autoridades) tenía la tele prendida y el celular en mano. Las redes explotaban. Poco a poco veía cómo hinchas de distintos clubes se unían en el repudio, dejando de lado contiendas deportivas. Sin embargo, no faltaron los que creyeron que lo mejor era seguir en la línea de lo miserable y continuaron por la vía escrita esbozando insultos y cargadas que no venían al caso. Gente que nunca entendió nada. Pero bueno, se trata de esas personas que hablan del folclore y la pasión tal como mencioné anteriormente. Gente que cree que los equipos se definen por esos tres, cuatro, diez, idiotas que entran a romper todo o ejercen su violencia sobre los jugadores. No, no y no. Eso no es fútbol y eso mucho menos define a un equipo.

Anoche hablé con muchas personas sin importar la camiseta. Muchos de ellos eran de Boca y en ningún momento vi que se defendiera lo acontecido. Todo lo contrario. Ellos también estaban indignados. Entonces, ¿por qué pelear cuando deberíamos unirnos? ¿Se piensan que nos interesa ganar así? No, señores, no. Nos gusta ganar en buena ley, como a cualquiera. De la misma manera que a ustedes no les gusta que un par de imbéciles les ensucien el nombre con esta forma tan vándala de proceder. Por eso, les hablo a todos los que escribieron “River sos de la B” seguido de una lista de insultos que no pienso transcribir: los verdaderos hinchas de la “azul y oro” no estaban bardeando a River anoche, sino que estaban condenando la estupidez humana en su máxima potencia.

En estos casos no importa quién tiene más copas, quien se comió el descenso, quién queda afuera, quién tiene el estadio más grande… importa el sentido común, la entereza, la humanidad. Luchamos día a día contra la violencia, nos quejamos, nos indignamos. Decimos BASTA con cada crimen que nos muestran los medios. Bueno, es hora de decir basta a nivel global. Basta de violencia verbal, basta de descrédito constante, y, sobre todo, basta de atentar contra la vida en TODOS los ámbitos. Recuperemos la verdadera pasión, esa que nos hace gritar goles con el corazón, la que nos empuja a seguir a nuestro equipo a todas partes sin importar los resultados. Eso es fútbol. No lo que quisieron significar los delincuentes que destruyeron la fiesta que tanto habíamos esperado los verdaderos hinchas. Basta de sinsentidos. Dejemos de destruir y comencemos a construir. Una manera de empezar sería apartar por un momento la distinción de colores y unirnos para que hechos lamentables como los de anoche no vuelvan a ocurrir JAMAS.

Silvina Rodríguez Gáspari

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>