LA GENIALIDAD VISTE SOMBRERO

Luego de la maravillosa visita de Jason Mraz, no puedo dejar pasar la tonelada de sensaciones que me generó la noche del sábado 11 de Abril en el teatro Gran Rex. Una noche mágica. Única. Una noche que demostró por qué no debía perdérmela. Así que trataré de condensar en esta nota las razones que me llevan a expresar que, si de conciertos se trata, éste ha sido el mejor de todos a los que he asistido.

Sencillez

Jason Mraz brilló sin la necesidad de presentar extravagancias porque, cuando hay buena música, no se necesita mucho. Y eso es lo que lo convierte en un gran artista. Excelencia desde cualquier punto de vista. Fantástica coordinación entre la iluminación y el sonido. Sus momentos como cantante, como músico y como simpático orador dejaron a todos los espectadores con el corazón latiendo más fuerte que nunca. Una simplicidad mágica, digna para levantar el pulgar con una aprobación de mil estrellas 😀

Compromiso

Una vez más, dejó claro su compromiso para con el Planeta. Además de la muestra fotográfica y del encantador video de su viaje a la Antártida, sus bellas palabras y sus letras, cautivaron a todos reforzando la previa idea que teníamos sobre su persona. Aquellos que soñamos con un mundo mejor nos sentimos mucho más motivados por continuar esta ardua lucha cotidiana.

Amor

Qué palabra difícil! Es tan cortita y puede expresar tanto. En este caso, no se trata del amor de un fan. No. No me refiero a eso. Es una palabra muy poderosa y va mucho más allá. Me refiero a la música, a los lugares que te puede llevar una simple canción. Un par de versos pueden trasladarte a un momento, te pueden situar junto a una persona aunque no se encuentre precisamente al lado tuyo. En mi caso, debo decir que uno de los instantes más fuertes del sábado fue cuando me di cuenta que iba a comenzar “The Remedy”. Un claro ejemplo de que el amor no es necesariamente una cuestión romántica. Esta canción me gusta mucho por su historia, dado que la escribió para un amigo a quien se le diagnosticó cáncer. La letra insta a no dejarse vencer, a seguir a pesar de todo, a no perder el tiempo preocupándonos por cualquier cosa, en sí, a valorar la vida. Quienes me conocen sabrán comprender por qué es tan importante para mí una canción que toque esta temática. Realmente me llegó al corazón la primera vez que la escuché y que supe de su origen. Imaginen cuánto significó escucharla en vivo. Porque el amor es eso, es intentarlo todo, es tener ganas de seguir aunque el resto diga que es difícil. No me alcanza este escrito para describir todo lo que sentí en ese momento…

Carisma

Creo que existen muchas personas que pueden tocar todos los instrumentos y muchas más que tienen una voz privilegiada. Sin embargo, a la hora de llevar adelante un show, no todas tienen la capacidad de acercarse al público. No se trata, claramente, de bajar del escenario para estrechar manos desesperadas por hacer contacto con el artista. Se trata de lograr ese momento en que sólo es esa persona con vos, que estás ahí, en tu butaca, valorando cada palabra, festejando la espontaneidad de quien habla. Ese instante en que se apagan todas las luces sólo para que nadie sienta vergüenza de quienes se encuentran alrededor y puedan dejarse llevar por la música y cantar como si fuéramos parte de la banda. Absolutamente grandioso, sublime. Sí, gente, quedé maravillada. Se nota? 😛

Singularidad

A lo largo de mi vida asistí a varios recitales. Visité estadios, teatros, plazas, bares. De todo un poco, en lo que respecta a lugares y estilos musicales. Aprecio este arte por ser una grata compañía, por transitar a mi lado todos los estados, por brindarme inspiración a la hora de sentarme a escribir, por ayudarme a expresar sensaciones cuando los pensamientos no saben cómo salir de mi cabeza. No concibo una vida sin música. Por ello, me encuentro con una variedad considerable para decir que, hasta el momento, es el mejor recital que vi. Sentir que no querés que se termine, que lo verías mil veces más, es único. Y es única esa sensación porque Jason Mraz, de acuerdo a mi criterio, es único. Sí, no voy a decir que es así para todos porque cada uno tiene su propia apreciación y esta es la mía, pero no puedo dejar de compartirla.

Entiendo que cada uno tiene sus propios gustos y eso es lo genial de esta vida, la pluralidad. No obstante, me tomo el atrevimiento de invitar a quienes no escucharon más que “I’m Yours” a explorar este extraordinario universo que se apellida Mraz y viste sombrero la mayor parte del tiempo. Deseo para este mundo muchos más artistas como él, singulares, carismáticos, comprometidos, sencillos, capaces de resignificar el amor en cada letra, en cada acorde. Deseo, por sobre todas las cosas, que no dejemos de soñar y que nunca-nunca nos falte la buena música. Cheers!

Silvina Rodríguez Gáspari

4 respuestas a LA GENIALIDAD VISTE SOMBRERO

  1. Fabio De Pian says:

    Excelente narración de una noche, sin dudas, llena de magia…lo cual me da ese no se que por no haber ido buaaaa! besos pa Ti Silvina!

    • Silvinarg says:

      Gracias por leer y por tu comentario, Fabio! 🙂 Definitivamente, una noche llena de magia. Te recomiendo explorar sus presentaciones vía youtube. Sé que no es lo mismo que estar allá, pero vas a ver que su música te lleva a ese lugar o al lugar que quieras. Al menos así lo siento yo 😀 Besoteeeee!

  2. vanesa says:

    Simplemente maravilloso momento con un excelente artista. Buenísima la nota, como siempre!!!!

Leave a Reply to Silvinarg Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *