40º ANIVERSARIO DEL CUBO DE RÚBIK

Corría el año 2009, y, quien escribe, formaba parte del staff de “Deja Vú”, programa radial emitido por FM Cielo, 103.5.  Allí, junto con un excelente grupo de trabajo al que extraño y valoro muchísimo, me dedicaba a escribir sobre temas referidos a las décadas de los 80 y 90. En fin, sin más preámbulo, me pareció que un día como hoy, en que se cumple el 40º Aniversario del Cubo de Rúbik, vendría muy bien mi primer nota para ese fantástico programa. Sin extenderme más, los dejo con ella 🙂

CUBO DE RÚBIK: PODER O NO PODER, ESA ES LA CUESTIÓN

Gran parte de los hogares del mundo entero cuentan o contaron en su momento con la presencia del famoso Cubo de Rúbik, también conocido como “cubo mágico”. Creado por el húngaro Ernö Rúbik -profesor de arquitectura y escultor-, este rompecabezas con forma de cubo es uno de los exitosos sobrevivientes de la década del 80.

La idea original surge en 1970 de la mano de Larry Nichols -un químico de Massachusetts- y consistía en un “rompecabezas con piezas rotables en grupos” -así lo llamó él- de 2x2x2, sostenido mediante imanes.

El cubo que conocemos hoy logró traspasar el mercado húngaro en febrero de 1980 y consiguió romper literalmente la cabeza de más de una persona. Horas y horas, noches sin dormir destinadas a la resolución del mismo. Mitos que giraron en torno a los diversos métodos de armado en menor cantidad de tiempo. Competencias, teorías y algún que otro fanfarrón que seguramente lo resolvió en un mero soplido. Toda una revolución desencadenada a raíz de este colorido invento: un cubo en donde cada una de sus seis caras está dividida en nueve partes (3x3x3), lo que conforma un total de 26 piezas que se articulan entre sí gracias al mecanismo de la pieza interior central, oculta dentro del cubo.

Las combinaciones posibles son cuasi increíbles. Tal es así, que gente con una vida muy atareada (como quienes han intentado resolverlo con los pies) llegaron a la siguiente conclusión:

En total tendremos que el número de permutaciones posibles en el Cubo de Rubik es de:

= 43.252.003.274.489.856.000

Escrito con letras, dicha cifra es “cuarenta y tres millones de billones doscientos cincuenta y dos mil tres billones doscientos setenta y cuatro mil cuatrocientos ochenta y nueve millones ochocientos cincuenta y seis mil combinaciones”.

JA! Asombrado??? Cosas que pasan… pero bueno, en fin, si te sentías frustrado, he aquí un pequeño empujoncito para que sientas que tu vida es más que miserable. Observemos a esta criatura de tan sólo tres años resolviendo el “dichoso cubito” en 114 segundos.

La ardua búsqueda de una solución más rápida del Cubo de Rubik llevó a una amplia variedad de competiciones. El primer torneo mundial lo organizó Guiness de los records, y se llevó a cabo en Münich en 1981. Todos los cubos fueron girados 40 veces y lubricados con vaselina. El ganador oficial, con una marca de 38 segundos fue Jury Froeschl, nacido en Münich.

Aparentemente, aquellas tardes de gloria en que eras el más capo porque habías logrado tener al menos dos caras del mismo color han quedado atrás. Quizás lo que te faltaba era la vaselina! Un poquito nomás y te llevabas todos los aplausos. Al final, no era tan difícil che! Pero bueno, si todavía te quedaste con ganas de otra dosis de masoquismo y querés volver a sentirte miserable, existen otras competencias en las que se desafía a resolver el cubo con los ojos vendados; con una persona vendada y otra diciéndole que giros hacer; bajo el agua en una sola respiración; con una mano y hasta con los pies.

arte-cubos-rubik01

La batalla por complejizar el rompecabezas no termina. Comenzando con el 2x2x2 de Nichols hasta un 5x5x5 de Melinda Green, Don Hatch, y Jay Berkenilt (creadores de un modelo tetradimensional análogo del Cubo de Rubik en Java), y llegando este año al mercado el Rubik’s TouchCube, un cubo con pequeñas pantallas táctiles que se tocan y se arrastran, moviéndose automáticamente a la dirección que se le indique.

Formas diversas, colores, números, digitalización, competencias a nivel internacional, hogareñas, mitos, autoestima, poder y concentración. Se han planteado fórmulas matemáticas detallando la solución del famoso cubo mágico. Dueño del gran interrogante “¿realmente se puede?”; maestro de la respuesta “creer o reventar”; amigo de las ciencias exactas y de las no tan precisas, seguirá rompiendo cabezas muchos años más adoptando nuevas tecnologías, teorías distintas, y quizás hasta los Teletubbies realicen -vaselina en mano- un sketch con láminas explicativas… uno nunca sabe...

Silvina Rodríguez Gáspari

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *