DEJAME VOLAR

Dejame volar… no quieras cortarme las alas. Necesito pensar que aquello que no es puede ser en un universo paralelo… si me dejás emprender vuelo quizás no sea tan malo como vaticinás… tal vez puedas quitar el polvo de tus propias alas y acompañarme en un largo paseo…

Dejame volar y soñar que las puertas no se cierran… quien ama la libertad no puede vivir encerrado; necesita aire fresco, necesita ver aberturas de par en par que dejen vislumbrar un abanico de oportunidades…

Dejame volar y que la magia me atrape… quizás te cueste entenderlo, tal vez prefieras las reglas del mundo ordinario, pero yo te aseguro que la vida tiene otro color cuando uno cierra los ojos y se permite el impulso de lo inexplicable; cuando la realidad y la ficción se fusionan tan bien que pareciera que uno cuenta siempre con un par de alas extra…

I believe I can flyDejame volar y que ya nada me golpee. Que nada ni nadie interrumpa este vuelo tan alto que necesito permitirme. Ya no sé qué está bien ni qué está mal. Sólo sé que quiero volar, que mis alas cuentan con varios parches, pero, que esta vez, si me largo a volar,  ya no volverán a sangrar…

Dejame volar e inventarme la realidad que más me gusta… dejame cambiar el “no puedo” por el “todo es posible”… dejame volar en el mundo de las tintas, en donde las palabras brotan sin ser pensadas y quedan impresas para siempre… el mundo en donde no hay correctores ni cuentas que pagar, pues sólo importa lo que completa cada esencia…

Dejame volar y arrancar la creencia de que ya nadie desea fantasear un buen rato… dejame creer que todavía quedan almas dispuestas a soñar, a hacer lo que les gusta sin importar lo que opine el resto, sin ponderar lo monetario, sin depender de los dedos acusadores…

Dejame volar… no me cuestiones, no me juzgues, no intentes entenderlo todo. A veces las cosas no tienen tanto enrosque… tal vez, si te permitieras volar como yo quiero hacerlo, ya no necesitarías comprender, ni buscar en el pasado, ni evaluar comportamientos momentáneos… dejame volar y vas a ver que, sí, soy simple; que, cuando parezco complicada, es porque mis alas quedaron atascadas en alguna que otra red…

Dejame volar… cuerdos sobran en este mundo… hacen falta más “locos lindos” con ganas de inventarse el día a día, con la fortaleza de arrancar cada mañana sintiendo que tienen todo, que van por más y que lo van a conseguir…

Dejame volar… dejame ser… dejame creer que, tal vez, no esté soñando…

Silvina Rodríguez Gáspari  

 

2 respuestas a DEJAME VOLAR

  1. Denise Ponziani says:

    lovely una vez más my friend! voy a citar al gran Spinetta “tengo que aprender a volar entre tanta gente de pie” el mantra de todos los días #goodnight 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *