Diversas maneras de trabajar, diversas formas de enloquecer

broken-computer-hi

¿Estás estudiando y soñás con el trabajo ideal?¿Ya te recibiste y cambiás el título todos los días de pared? ¿Laburás de lo tuyo por dos mangos? ¿Tenés un buen sueldo, pero vivís para tu trabajo?¿No laburás de lo tuyo y encima te explotan? Bienvenido al mundo del trabajo….

Verán, los seres humanos somos muy complejos. Cuando estamos en el colegio, queremos estar en la universidad estudiando aquellos contenidos que realmente elegimos. Cuando ingresamos al ámbito académico ya queremos ser nuestros propios gerentes. Y, cuando por fin trabajamos (dejemos el temita de la gerencia para los casos extraordinarios. Este post es made in Argentina), generalmente son más los dolores de cabeza que las satisfacciones. ¿Te pasa lo mismo? Ok, seguí leyendo. He aquí mi post de “terapia de grupo”. ¿Sentís que tu realidad ni se acerca a lo que estoy diciendo? Diviértete con la comedia del momento, o dirígete a un blog del primer mundo.

Bien, comencemos con la terapia.

Vamos a desglosar las preguntas del principio….

Si estudiás y soñás con el trabajo ideal…

Utopía es un lindo libro para disfrutar con un rico café al lado y soñar con que todo es posible. Pero bueno, no está mal soñar y creer en lo imposible. Si dijera lo contrario sería bastante ambigua en mis pensamientos. Pero, convengamos que en el plano laboral, a veces se torna bastante ardua la tarea de realizarse profesionalmente y que, además, eso lleve el plus de un buen salario. Así que, de vez en cuando delirar con un mundo rosado cual Corín Tellado no es algo malo…. Pero no olvidemos que “de algo hay qué vivir” y, desgraciadamente, las fantasías no pagan las cuentas. (Todo bien con la filosofía new age de El Secreto, pero hay días en que se torna más que complicado aplicarla).

 Si ya te recibiste y cambiás todos los días el título de pared…

Es fundamental no perder las esperanzas. Dicen que todo llega, así que “a por ello”, mi gente! Sí, ya sé, sos abogado y estás en un kiosco de 24 horas pensando…. ¿Derecho penal me sirve para saber cómo actuar frente a las 15 veces por día que me roban? “Ya vendrán tiempos mejores”, es otro latiguillo que nunca falla en estos momentos.  Sin embargo, más allá de las frases hechas y la triste realidad, es importante tener proyectos personales. Si bien la lucha por llegar a fin de mes con sanidad mental y un par de billetes cuesta, la puesta en práctica de lo que queremos ser y a dónde queremos llegar nos motiva para alcanzar el objetivo. No soy pesimista, más allá de los postulados de este post. Así que, graduados, un poquito de fe que el título vale! :)

 Si laburás de lo tuyo por dos mangos…

 

 Desgraciadamente, la explotación ya es moneda corriente por estos pagos y hacer valer nuestros derechos en algunas oportunidades se torna difícil si esos dos mangos al menos pagan la luz y el gas. La dulce sensación de “crecer profesionalmente” es lo que nos motiva y, bueno, no hay mucho que decir al respecto. Sigo insistiendo en que armar algo por cuenta propia es lo que a la larga o a la corta nos enriquecerá en todos los aspectos (ahí vuelve la filosofía New Age cual boomerang… ja!)

Si tenés un buen sueldo, pero vivís para tu trabajo…

 

TAKE IT EASY! La vida es una sola y, más allá de que hagamos aquello que siempre soñamos, más allá de que por fin nos paguen como merecemos… ¿vale la pena dedicar 24 horas al trabajo (incluyendo fines de semana, feriados, fiestas de guardar, etc, etc, etc)???!!! Nop. No lo creo. Tengamos presente que el buen rendimiento no lo garantiza solamente una buena paga. Necesitamos recreación, pasar tiempo con nuestros afectos, hacer “nada”, leer un buen libro, dedicarnos a las miles de cosas que nos atraen además de nuestra carrera y de tener capacidad de ahorro. Después de todo, si vivimos para nuestro trabajo…. ¿cuándo gastamos lo que ganamos?

 Si no laburás de lo tuyo y encima te explotan…

 

Es hora de cambiar el rumbo. Ya sé, es lo que te mantiene. Pero pensalo de este modo: ni siquiera te gusta!!! Aquí el dolor de cabeza es más intenso que en los casos anteriores, por ende, ese trabajo… ¿vale tu salud? No lo creo. Y no les estoy hablando desde mi hermosa mansión con una bella vista a mi perfecta pileta olímpica. Queridos lectores, tengo un master en cada uno de estos casos, por eso los entiendo, por eso la terapia, por eso los consejos.

En finnn…. Luego de esta exposición, (si esperaban soluciones, ofrezco mis disculpas) me queda saludar a todos los que están en las distintas etapas del trabajo, siendo éste el día que nos homenajea. Sé que es difícil pensar en que las cosas van a cambiar, sobre todo ahora cuando no hay sueldo capaz de extenderse mágicamente para cubrir un mes completo, pero permítanme insistir en la esperanza, la vocación, los proyectos personales, la voluntad diaria y, fundamentalmente, el no bajar nunca los brazos. Reitero, también, que la vida es una sola y, créanme, que unos pesos de más o de menos no valen nuestra salud, nuestra tranquilidad, nuestra felicidad. Sí, ya sé, aquí aparece Corín Tellado de nuevo. No, no pinto un universo rosado con majestuosos seres corriendo por los prados, simplemente les dibujo en estas líneas lo que me pasa día a día, lo que les pasa ustedes, a todos los argentinos y a muchas más personas en diversas partes del mundo. Pero no me gusta quedarme con las cosas negativas, prefiero pensar, sentir, creer, que si ponemos todo de nosotros mismos,  podemos lograrlo. Eso sí, cuesta más que un pensamiento, mucho más aún que una decisión, se trata de convicción y de saber que, en el camino, para ganar, hay cosas que tenemos que aprender a perder.

Mis saludos a todos los locos lindos que nos deslomamos por dos mangos, por tres, por nada. Feliz Día y Fuerza Trabajadores!

Silvina Rodríguez Gáspari

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>