“Hay Gente…” Reflexiones después de una catástrofe

2 DE ABRIL DE 2013

Hay gente que aún no entiende nada. Gente que no vio, que no sintió, que ni siquiera puede imaginar lo que muchos vivimos.

Hay gente que lo vio de lejos, que a penas lo sintió. Gente que se quedó sentada diciendo “qué terrible”.

Hay gente que se indignó. Gente que no pudo ver más que un conflicto político y dedicó cada uno de estos días a esbozar quejas por los distintos medios y las diversas redes sociales.

Hay gente que decidió politizar la catástrofe. Gente que vio en una tragedia el momento perfecto para figurar ante las cámaras.

Hay gente que lo vivió durante un solo día. Gente que, al ver el sol del día siguiente, volvió a su rutina como si nada.

Hay gente que simplemente se alegró por no haber visto siquiera una gota de agua en su hogar. Gente que sólo supo mirar su pequeño mundo y no pudo extender la visión para poder observar aunque sea la realidad de ese vecino al que saluda todos los días cordialmente.

Hay gente que sacó provecho del desastre. Gente que, sin importar la desolación de los más afectados, se dedicó a robar las pertenencias de otros que las sacaban a la calle para ventilar sus hogares destruidos por la inundación.

Hay gente que no considera a los animales. Gente que cree que, ayudarlos, es algo “superficial”.

PERO TAMBIÉN………………….

Hay gente que perdió todo lo que construyó durante años. Gente que, entre lágrimas, corrió a dar una mano a otros que consideró “estaban aún peor”.

Hay gente que decidió ayudar. Gente que, estando en distintos puntos del país donde nada de esto había pasado, buscó todas las maneras posibles para hacer llegar su ayuda a la ciudad de La Plata.

Hay gente que, además de auxiliar a los humanos, se ocupó de los animales. Gente que prestó atención gratuita, que dio hogar a las mascotas perdidas, que donó alimentos y medicamentos, que difundió información.

Hay gente que no se inundó, pero que lo sintió como propio. Gente que hoy no descansa por seguir ayudando a los damnificados.

Hay gente que no sabe en qué día vive. Gente que hace ya más de una semana no puede conciliar el sueño, pero que, a pesar de ello, siempre está dispuesta a colaborar.

Hay gente que se quedó sin nada material, pero que valora tener el calor emocional de quienes le ofrecen ayuda. Gente que piensa en volver a empezar y que, al mismo tiempo, pregunta a otro si necesita algo.

Hay gente que volvió a su rutina porque no tenía otra alternativa. Gente que, regresando al día a día, aún sigue viviendo las sensaciones de ese martes 2 de Abril. Gente que, con un nudo en la garganta, con el corazón herido, encuentra fuerzas para asistir a aquellos que no logran recomponerse.

POR ESO……………..

Siempre habrá en este mundo gente que nos decepcione. Personas que nos generen bronca, indignación, tristeza. Seres a los que no logremos comprender. Sin embargo, no debemos gastar ni medio segundo en ellos. Porque son muchos los que valen la pena, los que de verdad cuentan con un corazón noble. Ojalá no tuvieran que desatarse catástrofes para poder verlos tan seguido.

Hagamos de esta forma de brindarnos al otro una práctica cotidiana. Que esta actitud no se quede solamente en la ayuda ante una tragedia. Sigamos así de solidarios en el día a día y, de a poco, vamos a mejorar este Planeta tan castigado.

Porque sí, hay gente que tiene brillo propio. Gente que destella amor, compañerismo, coraje, amistad, incondicionalidad. Y es esa GENTE la que yo quiero conmigo por el resto de mis días…. : – )

Silvina Rodríguez Gáspari

2 respuestas a “Hay Gente…” Reflexiones después de una catástrofe

  1. Cada día me enseñas algo diferente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>