NOTA PARA PROGRAMA DE RADIO DEJA VU, EMITIDO POR FM CIELO 103.5

TERCERA TEMPORADA, AÑO 2010 http://www.dejavuenlared.com.ar

¿DE QUÉ ESTÁS HABLANDO WILLIS?

En un nuevo recorrido por la década de los 80 no podemos dejar de mencionar una de las series más famosas y aplaudidas por el público del mundo entero: “Diff’rent Strokes”, más conocida en Argentina como “Blanco y Negro”.

De 1978 a 1986 se emitieron las ocho temporadas de esta simpática sitcom norteamericana. La historia, tal como recordamos, narra la vida de un millonario llamado Philip Drummond (protagonizado por Conrad Bain) que decide adoptar a dos muchachos afro-americanos (Gary Coleman y Todd Bridges) y llevarlos a su pent-house de Park Avenue junto a su bella hija Kimberly (Dana Plato).

La serie obtuvo gran éxito a nivel mundial y contaba con la peculiar característica de tener al pequeño Arnold (Gary Coleman) siempre con la misma apariencia infantil a lo largo de las temporadas. Esto se debía a una afección renal del actor que sólo le permitió crecer hasta el metro cuarenta de estatura. Su frase “¿de qué estás hablando Willis?” era la marca personal de Arnold.

Dana Plato, por su parte, se vio obligada a dejar la tira durante un año en 1983 tras su inesperado embarazo.

Se dice que tras la cancelación de la serie en 1986, los tres jóvenes actores sufrieron “la maldición de Blanco y Negro” al protagonizar escándalos de droga, sexo e inclusive la muerte de Dana por sobredosis. He aquí cuando evidentemente, Willis, tenemos mucho de qué hablar!

Comencemos por la “dulce e inocente” Kimberly. Subráyese la utilización de comillas porque se trata de características propias del personaje y no de la actriz. Suele suceder, no? Pocas veces los actores reflejan en una serie o película similitudes con su vida real. En este caso, la señorita Plato fue arrestada por asaltar una tienda de videos así como también por falsificar una receta de Valium. Así es, a “Ricitos de Oro” se le daba de vez en cuando por la automedicación, sin olvidarnos que sufría de alcoholismo desde sus jóvenes catorce añitos. Por otra parte, se casó, se separó  y perdió la custodia de su hijo –como era de esperarse después de tanto trastorno junto- lo que agudizó su adicción por la cocaína (que ya había adquirido cuando la serie se encontraba vigente). Como si esto fuera poco se proclamó lesbiana, posó para Playboy y protagonizó una película XXX. ¿De qué estás hablando Kimberly? Evidentemente hablaba de muchas cosas. Multifacética la nena, como quien dice… Sin embargo, en 1999, a los 34 años su alocada vida puso punto final y falleció de una sobredosis de Vanadom y Vicodin.

Pasemos ahora al pequeño que no es tan pequeño: Gary Coleman. Su tamaño peculiar lo favoreció no sólo en la televisión sino también en el cine, protagonizando “On the Right Track”, y “The Kid With the Broken Halo”. Esta última sirvió como la base para que Hanna-Barbera produjera la serie animada “The Gary Coleman Show” de 1982. Pero lo cierto es que, al envejecer, el público ya no lo miraba de la misma manera y tras la cancelación de “Blanco y Negro” su carrera artística se desmoronó rápidamente. Más allá de la famosa frase de Arnold, actualmente es muy común relacionar al actor con reiterados hechos de violencia, ya sea con su esposa como con personas que simplemente piden autógrafos (de hecho, en 2008 fue arrestado por atropellar a un fan).  Por otro lado, se postuló como candidato a gobernador de California en las elecciones que ganó Arnold Schwarzenegger. Además, durante los 90 confesó dos intentos de suicidio al mismo tiempo que se desvanecía su fortuna en gastos médicos y disputas legales con sus padres y con cuanto asunto que no era de su agrado. De este modo, perdió su mansión de los suburbios neoyorquinos, en un juicio que enfrentó a la liga nacional de basquet (NBA), por sus constantes críticas. Parece que ese deporte y él no se llevaban muy bien…. quién sabe por qué…

Finalmente, hablemos de quien, a mi criterio, es el más rescatable: Todd Bridges. Para no ser menos, en 1997 fue detenido por chocar contra otro auto después de una discusión que acusaría al actor de tentativa de asesinato. Además, fue arrestado varias veces por consumo de drogas, pero, a diferencia de Plato, éste no sólo se recuperó sino que también decidió fundar una Asociación de ayuda para los más jóvenes. Así es que ha viajado por Norteamérica para  hablar a más de 6000 niños por día en las escuelas e iglesias y discutir sobre los peligros del consumo de drogas, la presión de par negativa y la promoción de sus creencias religiosas cristianas. Además, tenemos que admitir que se lleva el galardón por  rescatar a una mujer en 2001 que cayó de su silla de ruedas mientras se encontraba de pesca. Vieron??? Al final, Willis tenía la posta, por eso la incesante pregunta y repregunta: “de qué estaba hablando”. El pibe era todo un orador…

Silvina Rodríguez Gáspari

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *